miércoles, 18 de mayo de 2011

Cómo pudiste hacerme esto a mí

| |
Cuando veo a esas viejitas solas que sus hijos no quieren ni ver, que practicamente no las llaman, que no se preocupan por ellas, la mayoría de veces pensamos "Pobres..." pero hay que pensar por qué se llegó a esa situación. ¿Qué hicieron como madres? ¿Por qué sus hijos no tienen ganas de visitarlas? ¿O de llevarles a sus nietos? ¿O simplemente de conversar con ellas? ¿De contarles sus cosas? ¿De darles un beso o un abrazo? ¿Y qué pasó cuando esos adultos eran niños? ¿Cómo eran esas viejitas (dulces e indefensas ahora) como madres?

En la mayoría de los casos (no en todos claro, hay excepciones) yo creo que como madre serían como mínimo sumamente egoístas.

Prácticas habituales fueron (y lamentablemente son....) dejar llorar a los niños en la cuna, para que aprendan a dormir solos, sin ayuda. Qué triste!!!!! Si duermen no es porque aprendan, sino porque saben que aunque griten nadie vendrá en su ayuda! Que aunque lloren y llamen a su madre, ella no los consolará. Y sí, dormir se duermen, pero a costa de qué? Prefiero mil noches de insomnio antes de que mi hija crea que haga lo que haga no acudiré en su auxilio.

Otra de las cosas es, no tengo paciencia, mi hijo me demanda todo el día, tiene que ir a la guardería!!!!! (Aquí omito a las mamis que trabajan por necesidad y tienen que dejarlo, pero aclaro también que para mi necesidad no es vivir en un superchalet de propiedad, ni tener 3 coches, ni ir de vacaciones de crucero, o recorrer todos los continentes) pues dejar a tu hijo en la guardería para sentarte en el sofá a ver la tele o ir a tomar cafelito con las amigas.... me parece sumamente egoísta también.

Con respecto al tema de dejar llorar a los niños os dejo un enlace muy interesante AQUI

En fin, podría seguir hasta el infinito. Pero sólo abro esta entrada a modo de reflexión.Ya que en unas décadas, el papel se invertirá, y si esas madres lloran, nadie acudirá en su ayuda ("Ya se dormirán") y si esas madres gritan nadie las llamará ("Ya se cansará") y si esas madres quieren que las visiten en una residencia oestar en casa con su shijos o que las vean a menudo dirán no tengo tiempo! o no tengo paciencia!!! ("Ya se entretendrá con algo o que hable con las amigas de la residencia, que ahí la cansan y se lo pasa bien!!!!!")

En fin, yo recomiendo a todas estas mamis 2 cosas. Primero que vayan aprendiendo de construcción para cuando tengan que pasar horas y horas mirando obras. Y segundo que vayan juntando pan duro, para cuando solas tengan que ir al parque a dar de comer a las palomas.

Nota: El título de este post es una canción de Alaska y Dinarama. Podeis escucharla AQUI

3 comentarios:

Vero dijo...

Y lo peor no es eso porque, al fin y al cabo, esas madres se lo merecerán. Lo peor es que esos niños criados en la indiferencia y el desapego tendrán muchos números para criar a sus hijos de la misma forma. Incluso dirán aquello de "a mí me dejaron llorar y soy normal" o "a mí también me dieron un cachete y no me pasó nada"....y repiten patrones y se repiten generación tras generación porque es más fácil justificar lo que hicieron contigo que admitir que tus padres no lo hicieron todo bien, admitir que no quieres hacerlo igual y admitir que se pueden hacer las cosas mejor.
Y esos hijos que entonces serán padres volverán a verse solos en una residencia o en sus casas mientras sus hijos repiten de nuevo la misma historia. Así hasta que salga un "rebelde" que decida tirar por otro camino ;)

Marce dijo...

Sí Vero es muy triste. Esperemos que la situación poco a poco se revierta, y volvamos al instinto,que es lo que debería primar.

Un besazo,rebelde ;)

Vanessa dijo...

Esta entrada no la había leido, y tengo que decir.... que la comparto, que me encanta!! Sin ir mas lejos, en mi muro, colgué una cosita sobre los cachetes y demás signos de reveldía por parte de padres, y una madre me dijo exactamente una de tus palabras... " a mi me dieron una bofetada a tiempo y no pasó nada..." no claro... pero tú con tu hija has echo lo mismo, y así te ha ido :(

Publicar un comentario

Qué tarta!