jueves, 26 de agosto de 2010

Con una teta me alcanza

| |
Llevo algo más de 25 meses dándole la teta a Lucía, desde que nació, claro.

La verdad es que durante mi embarazo fui informándome muchísimo de todos los beneficios que la lactancia materna tendría sobre mi bebé. Fui recopilando datos, leyendo libros, y con muchísimas dudas pensando en cómo sería "dar la teta".

El primer libro que leí sobre el tema, me marcó profundamente. Un regalo para toda la vida, de Carlos González. Un autor que refleja la crianza con el corazón y el respeto a los niños sobre todo. Si no lo conoceis os lo recomiendo. Con este libro empecé a pensar que dar el pecho a mi bebé era importantísimo, y que no era una opción, sino para mi LA OPCIÓN.

Al principio no fue fácil (¿Para qué mentir?) el segundo día Lucía, una inexperta en la toma del pecho se encontró con una mami más inexperta aún, y ahí aparecieron las grietas. Sabía que las grietas aparecen por una mala postura, pero no sabía cuál era una postura buena o mala. Vamos, que la teoría la tenía empollada, pero en la práctica debía llevar una L colgada en el sujetador.

¿Qué hice? Compré un sacaleches, eléctrico de medela, y comencé a sacarme leche del pecho en el que tenía las grietas, mientras tanto me curaba con una crema a base de lanolina. Y en la otra teta seguía poniendo a Lucía. Fueron sólo unos días, pero nos bastaron para aprender algo tan primitivo que no entendía cómo teniamos que aprender ¿? cómo puede ser que yo con todo lo que había estudiado no hiciera de las posturas "tetiles" un master?????? Pues no, los sucesos me dieron una bofetada, pero también me hicieron aprender y darme cuenta cuál era la mejor forma de amamantar a mi hija.

Desde ese momento hemos pasado una lactancia maravillosa, algo inexplicable, que sólo saben las mamis que han dado la teta. Aunque también he tenido que aguantar comentarios de ¿Aún toma la teta??? ¿Hasta cuándo?? Esta niña tiene que dejar la teta!!!!! Y muchos más que, como en todo lo referente a mi hija me entran por un oído y me salen por el otro. La mayoría de la gente habla desde el desconocimiento y la ignorancia en este tema. Pero necesitan hablar, y meterse en la vida de los demás, y en la forma que tienes de educar a tu hijo. Por suerte su padre y yo, que somos los que importamos en este caso, estamos de acuerdo en todos estos temas.

Me alegro de seguir dándole la teta a Lucía, que ella siga disfrutando y siendo feliz.

Si quieres más información sobre la lactancia materna, AQUI dejo un link muy bueno con muchísimos datos interesantes.

Nota: "Con una teta me alcanza" el título de este post, es una canción de Mona Mordan

2 comentarios:

Vero dijo...

Y que dure mucho esa lactancia!
El problema es que tantos años de cultura del biberón han marcado la sociedad. La gente ve el pecho como un alimento más. Es algo así como pollo o ternera, tanto da. Pero se equivocan porque el pecho, a parte de alimento, es muchísimo más. Y eso, como tú bien dices, sólo lo puede entender quien ha sido mamá lactante.

Marce dijo...

Esperemos que de a poquito ese concepto vaya cambiando. La teta es protección, mimo y cariño pra un bebé, además del mejor alimento!

Publicar un comentario

Qué tarta!