viernes, 23 de septiembre de 2011

Trátame suavemente

| |
Empezó el cole. Y con él, la entrega de mi tesoro a un grupo de marineros desconocidos, entre los que siempre pensaré que puede colarse algún pirata sin rumbo. Me da miedo, para qué vamos a negarlo? A esta altura de la película ya todos sabeis cuáles son mis pensamientos (bueno casi todos eh?, que me guardo un poco de pastito interior) Y sí, me da miedo, y qué? Es raro???? Pues parece que si, que es raro.....

He comprobado en estos días de cotilleos intermaternales, en la puerta del cole, que sí, que es raro. Parece que el procedimiento normal se sigue de la siguiente manera:

1) Levantas a tu hijo a las 7 o 7 y media para que se vaya "espabilando"
2) Le enchufas un biberón rápido para que desayune cagando prisas
3) Luego le repites que no llore, que no es un bebé (Eso sí previo biberón....)
4) Lo vistes y sales disparada hacia el cole
5) Lo comparas incansablemente con perlas del tipo :
"Ves que fulanito no llora?????? "
"Así que menganito desayuna? pues ÉSTE no, le doy un biberón y da gracias que se lo toma, que sino va todo el día sin comer nada, ahora dale unas patatas fritas y verás como se las come"
6) Te ríes de su angustia:
"¿Eres un bebé?????? qué va a decir la seño cuando vea que lloras así?"
"Me toma el pelo, me hace chantaje!!!! Si crees que vamos a volver a casa lo llevas claro"
7) Después de todos estos puntos, lo mejor es al final, una vez dejas al niño dentro, lo suyo, para no quedar como una madre desnaturalizada es decir : "Si me duele más a mi que a él, que yo me voy hecha polvo y él se queda ahí jugando como si nada"

Bueno pues como mi procedimiento no es este, soy rara. Que aparte a mi hija a la entrada y le de un abrazo grande, diciéndole que se quede tranquila que mamá vendrá en un rato a buscarla y luego jugaremos, etc. pues es raro..... Que le diga que la quiero, es raro. Y que salga con las gafas puestas cada día porque salgo llorando, parece que también.

Mi nena crece, y si ella se queda feliz, yo estaré feliz. Si pasa ratos agradables también, pero cada lágrima suya, es un puñal que se me clava. Por eso intento ahorrárselas, aunque para eso tenga que estar 10 minutos bailando, cantando y diciendole lo mucho que la quiero en la puerta del cole. Aunque tenga que soportar miradas inquisidoras e incluso algún comentario burlón.

Me da igual Lucía, me da igual lo que digan, me da igual lo que piensen las mamás "normales" haré lo que esté en mis manos porque seas feliz, porque el cole para ti sea bonito y no un abandono de mamá. Para que puedas ir feliz y no resignada. Para que sepas que siempre te esperaré en la puerta con un abrazo y un beso mágico (de esos que no se pueden borrar nunca nunca, porque son los del corazón)

Nota: El título de esta entrada es un tema de Soda Stereo, podeis escucharla haciendo click AQUI

0 comentarios:

Publicar un comentario

Qué tarta!